Espacio Editorial

PDF

Las estudiantes y los movimientos de mujeres con valentía nos interpelan a decir basta a las inequidades de género.

En los últimos meses, la “Ola Feminista” ha removido nuestros espacios, instalando el cuestionamiento a la cultura machista en cada discusión a nivel nacional. Las estudiantes y los movimientos de mujeres con valentía nos interpelan a decir basta a las inequidades de género. Tanto para nuestro gremio como para el país, estas movilizaciones son una gran oportunidad para tomar conciencia sobre las desigualdades y la violencia de género presente en Chile y en el mundo, generando mecanismos concretos para superarlas.

Es nuestra obligación como profesionales de la salud entender el género como determinantes social de la salud de nuestros y nuestras pacientes, que condiciona sus posibilidades de desarrollar su vida de manera saludable. La violencia de género se manifiesta en un amplio espectro de situaciones y a lo largo de toda la vida de las mujeres. Por ejemplo, desde las oportunidades de aprendizaje en la infancia que determinan posibilidades de desarrollo desigual para niñas y niños o las afecciones de salud mental de las mujeres víctimas de violación. La manifestación que es aún más evidente e incluso aberrante son los femicidios. Así, el 2017 se consumaron 44 y ocurrieron 115 femicidios frustrados. En lo que va del 2018, observamos la misma tendencia: 8 consumados y 51 femicidios frustrados.

Por otro lado, las mujeres son sujeto de discriminación a nivel laboral y la práctica médica no es la excepción. Situaciones de acoso, discriminación y violencia de género, manifestada tanto durante la formación como en el ejercicio profesional en los diferentes centros de salud son una temática hasta ahora invisibilizadas y pobremente abordadas.

Superar las inequidades de género tanto en el gremio como en las políticas públicas en salud se ha transformado en un eje prioritario de nuestro periodo en el Colegio Médico. Esto nos motivó a constituir en enero de este año la Comisión de Género y Salud; con el objetivo de incluir la perspectiva de género de forma transversal en la actividad de la institución. La comisión ha contado con una alta convocatoria. En función de sus objetivos, se conformaron tres áreas de trabajo: Género y Políticas Públicas, Diversidad Sexual, y Mujer en la práctica médica. La primera actividad de la Comisión buscó poner en el tapete prácticas que van desde humor sexista y humillaciones, hasta acoso sexual, con la exitosa campaña #EnSaludTambién, la cual visibilizó la discriminación de género en el entorno laboral sanitario. También, nos encontramos impartiendo el primer “Curso de género y salud” a nivel nacional, en el cual han asistido más de 500 personas de forma gratuita.

En esta misma línea, en la última asamblea nacional de Coyhaique realizada el mes pasado, dimos un primer paso estableciendo cuotas de género que aseguran la participación de más mujeres en cargos de representación, saldando así una deuda histórica que como gremio teníamos para con nuestras médicas. Asimismo,  la visibilización de las temáticas de género en la discusión académica y política en este número de Cuadernos Médicos Sociales emerge como una necesidad y constituye un avance necesario para poder orientar cómo podemos seguir trabajando en esta línea.

Hoy les hago un llamado a no detenernos en la conquista cotidiana de otra forma de convivencia que supere las relaciones de subordinación que existen en nuestra sociedad a propósito del patriarcado. Avancemos juntas hacia una educación no sexista, sigamos articuladas y trabajando codo a codo para cambiar nuestro gremio y nuestra sociedad.  CMS

 


Introducción editorial al Vol 58 nº2 de CMS.